Fitbit se adapta a la forma física de una manera atractiva con los avances en el diseño de tarjetas de circuito impreso

 

 

Para su cumpleaños, mi sobrino recibió un Fitbit. Para mi asombro, en vez de poner los ojos en blanco y murmurar un agradecimiento al suelo, lo sostuvo sobre su cabeza y empezó a saltar. "¡Me regalaste un Fitbit!", le dijo a mi hermana. "¡Justo lo que pedí! Ahora podemos ver quién da más pasos". Estaba más emocionado por su Fitbit que por el Lego de Star Wars que recibió su hermano, y mucho más emocionado que por el impresionante kit de modelos P-45 Mustang que le compré. ¿En serio? Cuando yo tenía su edad me habría horrorizado de que me dieran un contador de pasos para mi cumpleaños. De hecho, me dieron uno y me quedé horrorizado. ¿Qué cambió?

 

Los contadores de pasos no solían ser buenos ni estar conectados. Hace diez años, el contador de pasos era una pieza de tecnología radicalmente diferente a la actual. Aunque estos dispositivos de plástico eran capaces de registrar la distancia recorrida por una persona en un día, no eran particularmente precisos. Sus controles eran operados por una cantidad de botones (¿los recuerda?) en los que a menudo había que escarbar las imágenes en miniatura para activarlo, volviéndose más difíciles de usar y se atascaban con la suciedad y los residuos. Las pantallas de cristal LCD seguían siendo rudimentarias, y en blanco y negro, más parecidas a una calculadora barata que a los relojes inteligentes actuales. Los podómetros, voluminosos y obvios, se sujetaban a la ropa y se desprendían fácilmente. Los contadores de pasos normalmente funcionan de forma aislada, lo que hace imposible realizar un seguimiento del progreso semana tras semana o año tras año sin la introducción manual de datos.  Sin duda, los podómetros nunca fueron una tendencia de gimnasia o moda.

 

 


Crédito de la imagen: lev radin/shutterstock.com

 

 

Avances en el diseño de tarjetas de circuito impreso y habilitación inalámbrica de Fitbit

 

En 2007, James Park y Eric Friedman tuvieron una idea, comenzaron a desarrollar el seguimiento de entrenamiento inteligente que el mundo conoció como Fitbit. Se dieron cuenta de que los avances en las tarjetas de circuito impreso y la tecnología inalámbrica habían llegado al punto en que podían colocar una batería, un detector de movimiento y la capacidad de conectividad inalámbrica en un pequeño dispositivo que podía cargar información a un seguidor en la web. Con esto, una persona podía controlar su movimiento, sueño y cantidad de calorías quemadas mientras llevaba puesto el Fitbit.

 

Era más fácil decirlo que hacerlo. Los podómetros anteriores eran la única plantilla disponible, y estos quedaron muy lejos del diseño que tenían en mente Park y Friedman. Era necesario un diseño de tarjeta de circuito impreso completamente diferente y compacto. Sin embargo, ni Park ni Friedman tenían experiencia en el diseño o la fabricación de circuitos impresos, e inmediatamente tuvieron problemas importantes. Simplemente, querían un producto que se entregara en un paquete pequeño, lo que significaba que un diseño compacto de PCB era fundamental para el éxito. El conocimiento experto en ese punto esta depositado en los devanados bizantinos de Apple y corporaciones similares.

 

Sin la orientación de un experto, Park y Friedman arruinaron los plazos y presupuestos tratando de averiguar cómo hacer que su idea funcionara. El uso de un software profesional de diseño de PCB les ayudó a estar a milímetros de un dispositivo vendible, pero la antena de radio extendida que necesitaban no encajaría de la forma en que la necesitaban. Con un poco de ingenio (un pequeño trozo de espuma para separar la antena de radio y el cable de la pantalla), finalmente fueron capaces de diseñar un modelo de trabajo y ponerlo en producción.

 

El diseño sencillo (desde la perspectiva del usuario) y la capacidad de seguir el progreso en línea comenzaron a atraer pedidos y capital de inversión. Pronto pudieron empezar a actualizar las capacidades del dispositivo. Los siguientes pasos fueron: conectar el dispositivo a una aplicación de iPhone, agregar un altímetro, crear un sistema de mensajería motivacional y diseñar una aplicación de cronómetro. Además de esto, mejoraron su portal en línea con retos y programas de fitness proactivos. En comparación con los desafíos iniciales de diseño a los que se enfrentaron Park y Friedman, estas actualizaciones fueron fáciles de implementar. El aumento de la miniaturización de los componentes, el software de diseño refinado y la experiencia les ayudó a introducir continuamente más habilidades en sus dispositivos.

 

 

 

 

Fitbit cambia su nicho cultural al pasar de un dispositivo con broche a un reloj

 

Estas mejoras generaron más ventas y otra ronda de inversiones privadas. En pocos años, Fitbit dio el salto de un seguidor de entrenamiento con broche a un reloj. Eso marcó una gran diferencia. Si bien esto fue sin duda un avance tecnológico, lo que fue más importante es que fue un avance cultural. Cambió la forma en que las personas interactúan con sus detectores de entrenamiento.

 

En lugar de enganchar y quitarse el dispositivo cada vez que se visten para salir a correr, las personas pueden llevar puestos sus detectores de entrenamiento durante todo el día y toda la noche sin ningún esfuerzo. En consecuencia, la gente usa sus Fitbits con mucha más frecuencia. Ahora, un detector de entrenamiento está de moda, algo que le gustaría tener si quisiera ser parte de la conversación en la cafetería.

 

Esta aceptación masiva de un detector de entrenamiento como parte de la vida pública abrió el camino para que Fitbit pasara de ser una empresa privada a una empresa que cotizaba en bolsa, reuniendo 4.100 millones de dólares en capital para su oferta pública inicial en 2015. Fitbit depende del diseño avanzado de las tarjetas de circuito impreso para integrar sensores de adquisición de datos y las capacidades inalámbricas para transmitirlo. Al alterar la forma en que nuestra cultura interactuaba con el entrenamiento, Fitbit llevó estos avances en la tecnología de las tarjetas de circuito impreso a una amplia variedad de consumidores y generó importantes ganancias a cambio.

 

Para aquellos de ustedes que quieran diseñar el próximo Fitbit, ¡están de suerte! Ya no es 2007 y las funciones incorporadas de Altium Designer pueden ayudar a hacer que el diseño de tarjetas de circuito impreso avanzado para su negocio sea más eficiente. No solo puede ayudarle a diseñar PCBs más compactas, sino que complementos como Altium Vault pueden ayudarle a mantener los componentes de su diseño organizados y actualizados. Ahora que ya no tiene excusa, ¡deje de posponerlo y empiece a diseñar!

 
 
 
 
 
 
 
 
Previous Article
Utilizar estrategias de fanout para maximizar el espacio de las PCBs
Utilizar estrategias de fanout para maximizar el espacio de las PCBs

Estrategias de fanout super interesantes.

Next Article
Maximización del enfriamiento de PCBs con las mejores prácticas de diseño de disipadores de calor para montaje superficial
Maximización del enfriamiento de PCBs con las mejores prácticas de diseño de disipadores de calor para montaje superficial

Manténgase fresco con estas prácticas de diseño.

Obtener mi prueba gratis de Altium Designer. +1-800-544-4186

Prueba Gratís